lunes, 13 de abril de 2015

'DOS VECES BUENO' (2014). AFORISMOS Y APUNTAMIENTOS


Prólogo [es un detalle]

A buen entendedor…
Un prólogo podría titularse «espantamoscas»…

G. H. Licthtenberg, Aforismos, Cuaderno D [105]
AL LECTOR

El libro que tienes en las manos (brillando en la pantalla del ordenador o en cualquier otro dispositivo electrónico) es, no te quepa la menor duda, porque a la vista está, un librito. Esto es, un volumen breve, poco voluminoso, que cabe en el bolso o en el bolsillo, ligero y práctico, para el niño y la niña, ideal para leerse a ratos, por partes, a salto de mata, a buen paso, según le venga a uno en gana, que será cuando vaya a cuento. Un texto ilustrado. Cual libro de horas, puede ser visitado también en cualquier momento, sabedor el lector de que los contenidos variados que alberga (no digo «atesora») le van a entretener, mas no a distraer de otras tareas diarias: ora hojea esta página, ora ojea la venidera, a ver que tiene, a saber lo que le espera.

El tamaño del volumen es perfecto: pequeño, nada pesado. Óptimo para llevar durante un paseo, en un viaje; y no sigo por no adentrarme en los escabrosos dominios de la escatología.


Puedes adquirir el libro aquí.




miércoles, 11 de marzo de 2015

LA POLÍTICA ESPAÑOLA TRAS EL 11-M: OSCURA ANOMALÍA



El árbol de la vergüenza continúa impidiendo ver el bosque de los ausentes. Siguen denominando «Bosque del Recuerdo» al monumento próximo a la estación de Atocha en homenaje a las víctimas de los atentados terroristas en Madrid aquel 11 de marzo de 2004. ¿Es esto sarcasmo, rechifla o humor negro? 
 Por orden de la autoridad, poco después de la masacre, las víctimas del terrorismo en el conjunto del continente («Día Europeo de las Víctimas del Terrorismo»; ¿y por qué no, mundial?), comparten una misma fecha de referencia para honrar a sus muertos. ¿No es esto democrático e igualitario? A este paso, en un futuro no lejano, tal vez las víctimas de aquel día funesto sólo recibirán público homenaje el Día de Difuntos.
Del mismo modo que un atentado terrorista no debe confundirse con un mero accidente, no todos los muertos pueden ser enterrados en una misma fosa común. Tras el 11-S, un clamor general se extendió desde el cráter de Manhattan a toda la nación americana: «Nunca olvidaremos». De la Zona Cero a la justa reparación. En ello siguen, a pesar de algunos. 
Aquí, en cambio, once años después del ataque frontal al corazón del país, el golpe de mano que propició el cambio brusco del Gobierno vigente (objetivo alcanzado), los políticos y gran parte del gentío ya están en otra cosa. Los profetas de la Ley de Memoria Histórica declaran que hay que olvidar, pasar página, mirar al futuro… 


Sin embargo, la verdad, todos saben. Y todos callan…
Tras el humo de las bombas, una bomba de humo, de distracción y ocultamiento, nubla el horizonte de la vida política en España, haciendo de ella, en su conjunto, una oscura anomalía.
España entre el olvido, el silencio y el puro humo.

martes, 10 de febrero de 2015

YA HAN PODIDO




Los dirigentes de la agrupación extremista Podemos, fuerza política (todavía) extraparlamentaria en España, ocupa todos los días todas las portadas de todos los medios de comunicación. Prácticamente, todo el país está pendiente ahora mismo de las cuentas bancarias y el estado financiero del señor Monedero, poderoso caballero.

Pero, yo pregunto: ¿qué tiene más delito, que este señor sea rico y pague más o menos impuestos a Hacienda, o que sea el «número tres» de un partido extremista de alineación comunista, vinculado a los regímenes actuales de Venezuela e Irán, que amenaza con venganzas y «frentes populares», con restaurar viejos (y caducados) sistemas sanguinarios para acabar con el Sistema actual, que aspira a asaltar el poder, a alterar radicalmente el trémulo orden constitucional e imponer una «democracia popular» de socialismo real, que ha logrado, cual flautista de Hamelín, hacer que le sigan la corriente millones de ciudadanos muy indignados, que representa, en fin, según las últimas muestras demoscópicas, la primera opción política en estimación de voto?



En España, después del derrumbe del Muro de Berlín, se coquetea y frivoliza con la perspectiva de una sublevación general y de «dar la vuelta a la tortilla» («otro mundo es posible…»), con las posibilidades del comunismo,  con la utopía, con un horizonte totalitario y liberticida, de ruina general y de confrontación ciudadana. Pero, tras años de crisis económica, no se decide a acometer una larga lista de urgentes reformas estructurales de orden institucional, social y económico (educación, justicia, sistema electoral, régimen fiscal, energía, plan hidrológico nacional, administraciones públicas, etcétera), conducentes a frenar la corrupción, modernizar las instituciones, aligerándolas de trabas burocráticas, tasas e impuestos, crear riqueza y hacer nuestra economía más productiva y competitiva, creando así puestos de trabajo. Empatizan los extremos y terminan por juntarse.

Todo indica que a la mayor parte de la opinión pública española le preocupa más lo primero (acosar a los ricos y el desquite: «quítate tú para ponerme yo») que lo segundo (unir a la nación y situarla entre las grandes potencias mundiales). El orgullo del pobre vence al orgullo nacional. En consecuencia, no es preciso esperar a las próximas elecciones: ya han podido…

lunes, 26 de enero de 2015

GRECIA 2015: EL REGRESO DEL LOGOS AL MITO




Resulta patético observar cómo algunos, bastantes, por ignorancia, malicia o para quedar bien en escena, jalean el ascenso del comunismo y el populismo nacionalista en la Grecia de nuestros días (lo que no significa «actual» ni «moderna»), glorificando una miseria material y moral sancionada por las elecciones generales en enero de 2015, todo ello porque dicen sentirse herederos y protectores de la Grecia antigua. Porque afirman simpatizar con lo clásico y empatizar con el sufrimiento del milenario país heleno, y como muestra de solidaridad, quieren ponernos a todos en el lugar de los griegos desnortados. Esto sostiene ahora en el ágora el logos retro-progresista.


Sepan esos espartanos de esparto y espanto que la vieja Esparta era partidaria de la austeridad más severa, de la sobriedad, de la carestía en la vida, de la disciplina y la marcialidad más rigurosas. Y que la Atenas de antaño auspiciaba el libre comercio y se regía por un derecho que castigaba el impago de las deudas con la esclavitud.


 Sepan los pirados por el Pireo de peplum, quienes se ponen al pairo esperando la cartilla de racionamiento para ir tirando, los que han sustituido la meditación peripatética por la manifestación callejera, que Grecia, desde la caída de Constantinopla, es sólo la huella del pasado que fue, poco más que una ruina, un Estado fallido, otomizado, hecho añicos, en el extremo oriental de Occidente, al que miran con desdén con la vista puesta en el Este, quebrantado por efecto de las políticas intervencionistas que ahora pretenden amplificar e incrementar los nuevos/viejos gobernantes salidos de las urnas como quien sale de las cavernas.


Proclamando enfrentarse a la timocracia, o gobierno de los propietarios (¿de los ricos?), los griegos recién venidos del sufragio han optado por afianzar el paso en la senda del Gobierno del timo, del embuste, de la pillería, del expolio, de la confiscación, del gobierno por y para los pobres.

España no es Grecia. Lógico: A no es igual a no-A. Pero es que hoy Grecia tampoco es Grecia. Ni los dirigentes extremistas que piden lo imposible y lo quieren todo sin dar nada son Solón o Pericles. La cultura del demos ha mudado al hábito del «dame». El Logos ha retrocedido hasta el Mito. El eterno retorno de Grecia. Hasta Logos…



domingo, 11 de enero de 2015

EL SER Y LA NADA



 http://ep01.epimg.net/internacional/imagenes/2015/01/09/actualidad/1420834302_722612_1420834428_noticia_normal.jpg

7 de enero de 2015. Atentado terrorista en París, Francia. Objetivo criminal: el semanario satírico Charlie Hebdo, iconoclasta, «Journal irresponsable», deslenguado, de orientación izquierdista. Doce miembros de la redacción asesinados. Pecado: haber publicado caricaturas de Mahoma, consideradas irreverentes por agrupaciones islamistas, las cuales previamente habían exigido la censura de las mismas.


Reacción por doquier, en y por todos los medios: indignación general; apoteosis de empatía global. Consigna: «Todos somos Charlie Hebdo».


Explosión de sentimientos identitarios al tiempo que altruistas. Buscar lógica o racionalidad en la pasión desatada es de locos.

 http://www.alertadigital.com/wp-content/uploads/2012/12/yihad-yes.jpg


«Je suis Charlie Habdo», rezan muchas camisetas, rótulos, pancartas y portadas de periódicos en todo el mundo. La lengua francesa vuelve a ser el idioma universal. «Je est un autre», poetizaba Arthur Rimbaud. «Yo es otro». ¿Qué significa esto? Gran parte de la civilización occidental no quiere ser tomada por lo que es.


Velas encendidas que no dejan ver los oscuros velos. Lazo en negro que ata y prensa como el abrazo del oso. Ilusión de solidaridad universal y de fraternidad colectiva. Tranquilizada esta vez la conciencia culpabilizada. De momento. Porque depende de quiénes sean las víctimas y dónde caiga el rayo.

«Todos somos Charlie Habdo». Funesta metáfora: Occidente se pone en el lugar de los muertos. En vez de ponerse en su lugar y las cosas en su sitio...

«L'enfer, c'est l´Autre» («El infierno es el Otro»), sentenciaba Jean Paul Sartre mediado el siglo XX. Eran otros tiempos. Los tiempos modernos. Hoy estamos en la post-post-modernidad.

 http://ep00.epimg.net/internacional/imagenes/2015/01/07/actualidad/1420629274_264304_1420710146_noticia_fotograma.jpg


«El 7 de enero pasado, terroristas islámicos […] Asesinaron a doce periodistas irreverentes que pagaron con sus vidas su acto de defensa de la libertad de expresión. Una vida por cada caricatura. La manera honrosa de custodiar su legado será perpetuarlo. Todos los editores de medios del mundo libre deberían reproducir esas —ahora icónicas— doce caricaturas de la discordia inmediatamente. Sólo así la frase «Todos somos Charlie» trascenderá los confines del mero eslogan.», escribe el 9 de enero Julián Schvindlerman.


«Je suis Charlie». El divisa sólo tendrá sentido y podrá tomarse en serio, superando la mera condición de contraseña, cuando el lema que uno exhiba incluya, no un fondo en negro o con crespón de luto, caricaturas satíricas de Mahoma. ¿Querrán ahora muchos ponerse en el lugar de ese otro? Sólo entonces sabremos de verdad qué son y lo que son los unos y los otros.